Prótesis Dental

Una prótesis dental es un elemento artificial que pretende restaurar una o varias piezas dentarias perdidas. A su vez, permite restaurar la relación entre el maxilar superior y la mandíbula. El principal objetivo de cualquier prótesis dental es recuperar la funcionalidad de la boca, es decir, devolver una correcta eficacia masticatoria, una correcta fonética y también una buena apariencia estética.

Prótesis fijas implantosoportadas

La forma ideal de restaurar una o varias piezas ausentes es con implantes (cilindros de titanio que funcionan como raíces artificiales). Una vez integrado el implante se construye una corona implantosoportada sobre esa “raíz artificial”.

La mayor ventaja de esta solución protésica es que no se tienen que tocar los dientes adyacentes, representando la forma más conservadora de trabajar.
Otra ventaja es que se evita la progresiva pérdida ósea que tiene lugar cuando falta un diente.

Prótesis fijas dentosoportadas

Estas prótesis o “puentes” sustituyen las piezas ausentes colocando coronas sobre los dientes adyacentes.

Para ello se reducen los dientes que van a soportar la prótesis para poder colocar coronas sobre estas piezas. Pueden realizarse en metal-porcelana, o bien en circonio-porcelana.

Prótesis removibles

Es una prótesis “de quitar y poner” que, en el caso de faltar todos los dientes se apoya sobre la fibromucosa (la encía), y en caso de tener algunos dientes remanentes, además presenta unos ganchos a nivel de una o más piezas dentarias para retener la prótesis en su sitio.

En la confección de todas las prótesis es fundamental contar con un buen técnico de laboratorio o protésico.